Saturday, June 23, 2007

ARPÍAS

No se dicen las cosas porque cada uno guarda un pedazo de su cielo en la mirada que usa en ese instante preciso en que nada es nadie y nadie vuela como nada. Se guardan para sí los espacios abiertos en una vieja casona escondida en una calle de la infancia compartida en la que jugaron sin conocerse nunca, tan roídas por el tiempo están las puertas como los pretextos para no encontrarse.

Señalan en calendarios de años muertos las fechas a las que no llegan para no saberse sólo carne de cañón y así al final seguir alimentando arpías que nacen y nacerán de sus anhelos calcinados en la hoguera de sus noches.

Pero no es la lumbre causa sino protesta del cuerpo. Porque los dedos ansían y de ellos las yemas mueren cada vez que no tocan. No es la lumbre causa, es protesta de los poros y los vellos, es la garganta pidiendo y la nariz susurrando. Es protesta del cuerpo despertar en la noche peleando consigo mismo y contubernio con la boca para amanecer seca y pidiendo.

Así los cuerpos en la noche desprendidos yacen. Los vapores se juntan, se llaman y se quedan sólo viendo como el viento roza y agolpa flujos en el vientre, reclamando y flagelándose.


Al final nadie quiere parir más arpías.

16 comments:

Paxton Hernandez said...

Eres un chingón

AkashA DulcineA said...

Auchh, lo que me hizo sentir tu texto dolió... porque las noches van pariendo deseos, esos deseos danzan desnudos alrededor de las hogueras y al final las brincan pidiendo mucho más deseo... ¿es eso que se queda atorado en el vientre al amanecer?, ay, que me quemo...

Dejo Huellas de Besos con Colmillos... V V

Las telepatéticas said...

En los ojos se puede ver ese pedacito de cielo, como bien tu dices... o el infierno vivido.

pk said...

la lumbre como protesta del cuerpo. no sé; me huele a raigambre católico-occidental. aún así, como decían en un pueblito al que iba hace tiempo: "está de pensarse"

abrazo, niño.

Soy_Dd said...

Me encanto tu frase - cada uno guarda un pedazo de su cielo - me quedo con eso...saluditos

Julio César said...

No niegues a cobijar una arpía.

Para eso existen las arpías.

El Rafa said...

Esta muy bueno, no sé exactamente a lo que te refieres cuando hablas de arpías, sera la diferencia de lenguajes citadinos.

O que soy medio bruto...

Pero varias metáforas tuyas están bien chidas.

Saludos.

::†×¡ßaLßa †:: said...

y con est tambien me acord d la q era mi mejor amiga.

Isabel Romana said...

Las arpías nos atormentan siempre. Nadie puede parirlas, porque las llevamos dentro. Saludos cordiales.

Miss Neumann said...

que sería el mundo sin arpias!!!

León de Cantabria said...

Lo primero que pensé al leer Arpías fue: Ex-suegra y asociados.
Las arpías llegan a alimentarse de cosas que los demás, pobres incautos, ni soñamos.

Un abrazo y bien sabes que me encanta leerte!!

tan versátil como acústica said...

pero el flagelo nunca es lo que los cuerpos en realidad querían.

digler said...

yo creo que cada vez personas optan por dejar de parirlas y se transforman en ellas

Fantasma said...

no se si estare demasiado bruto de mente y de humanidad pero lo leo y leo y no llego al fondo. una masa de notas lastimeras que tratan de entrar a mi subconciente y que chocan con la metafora de la realidad.

Saludos.

Ligeia said...

No se dicen las cosas porque cada uno guarda un pedazo de su cielo en la mirada desde entonces y algunas personas usan lupas en vez de lentes...
Hay veces que usamos pretextos para no encontarnos se guardan los espacios a través del tiempo y a escondidas en una calle de la infancia donde jugamos una vez a la pelota conocernos ahora de grandes me encantaría... Nunca, tan roídas por el tiempo están las puertas de las ilusiones como los pretextos para no encontrarme con el chico que me dió por primera vez un beso en la mejilla...

niño bomba said...

Pero las Arpias no son invitadas,llegan solas... con aires de sobriedad y sin avisar :s