Thursday, November 05, 2009

LA AURORA

El corazón es engañoso por sobre todas las cosas y desesperadamente malvado.
¿Quién puede conocerlo?
Jeremías 17, 9


Helena y el verso formaron los nidos,
con hilos de plata y plumas de sol,
Proverbios nonatos nunca antes escritos,
se revuelcan ahora al compás del dolor...


La diosa fecunda, perpleja, perdida,
llora camaleones de oro alcanfor,
caemos todos en la atroz marea,
mientras mueren lento ánimas en flor...


La negra razón, la puta más grande,
que impávida yace sobre agonías y peste,
contempla con saña los áureos arados,
que cruzan los campos de la inerte fe...


Pienso que te digo lo que siento,
jurando que el hombre de amor sabe hablar,
Más tarda la brasa en matar al árbol,
que la hiel citrina en estrangular...


No hay pelambre de oro,
no hay halcón solar,
sólo bastiones marchitos y pajes adustos,
que piden a gritos poder respirar...


Apresamos auroras en cajas-cristal,
cortamos las alas del Grifo espectral,
somos consecuencia del vacuo furor,
somos los bastardos de un monstruo ancestral...


Digo que te digo,
soy sólo un camino,
que tus pies desnudos nunca han conocido,
Digo que te digo,
soy sólo un destino,
que tus llagas dulces no conocerán...

3 comments:

Anonymous said...

Digo que te digo
siento que te siento
que cuando mi mente escibe
mi alma le dicte por dentro


Rima,
la magia inefable de los latidos del corazón y de los rugidos de las entrañas

Chobojo Master said...

Miguel Ángel, un gusto viajar por tus letras, ya que la poesía, nos hunde, nos transporta, desata la imaginación y nos permite, por qué no, ser irreverentes también y, de vez en vez, convertirnos en esclavos de la magia de las palabras.
Saludos y buena fortuna.

Estamos en contacto

Chobojo Master

Dídac LeDídac said...

es una delicia tu rima y la metafisica.. es como si fuera circulos que rematan en un espirial.

Saludos buen Domingo tengas!! :)