Monday, May 29, 2006

LLUVIA Y CIUDAD


Llegan.

Las luces llegan, se encienden. Las luces.

La gente llega, la gente enciende. Desde las velas en las mesitas de los cafés, los faros en las calles solas, los foquitos en la cabecera de la cama, las lámparas en la mesita de noche.

Se apagan.

Una noche se enciende un automóvil. La carretera es larga, ha llovido todo el día y la ciudad vive una de esas noches en que tiene un buen olor. Huele a lluvia. Huele a lluvia sobre ciudad.
El auto avanza sin destino final, sólo avanza... busca... avanza...

El olor a lluvia despide. Es la despedida más dulce que puede darle a alguien que la ha sufrido tanto. La ciudad entonces parece silenciosa, como escena final de una película las luces parecen alargarse.

Desde un auto y con las manos al volante, en el asiento de un avión, en un asiento de metro, la ciudad despide, la ciudad desprende.

Las luces se encienden, se apagan.

6 comments:

S.S. Ink Tank said...

Me suena a Comercial de Chevrolet Vectra. Pero si esta bonito :D

Black said...

Güey, me voy a chingar el post de las despedidas, ya que insistes y en honor a una vieja conocida. Lo de las luces y la lluvia me recordó Blade Runner.

said...

me gustoo muchoo su blog! saludos!

El Negro said...

Ya puedes ir a mi blog, ya publiqué algo nuevo, por cierto, tengo la impresión de haberte visto hoy en la calle, creo que sí eras, ibas en un chevy verde con un güey, cierto?

jessica_luna_púrpura said...

oye
me encanto

AntonioNeri said...

Muy bueno. Hasta que encuentro un bloger al que le gusta la idea lluvia/ciudad, y sobre todo como huele esa combinación.

Saludo